¿Dejarías el marketing digital de tu empresa en manos de un familiar?

Todos tenemos un primo, sobrino o familiar que “le sabe a eso de las redes sociales”, a veces pensamos que es buena idea pedirle ayuda para que lleve el Facebook, Instagram, Twitter o hasta la página de internet de la empresa o negocio.

Lo primero que debes preguntarte es ¿quién es tu primo Juan? ¿Es un profesional o solo “le sabe mover al face”?

No por ser joven, millennial o generación z significa que tenga los conocimientos necesarios para crear el contenido y la estrategia de tu empresa. ¡Cualquiera puede subir una foto, pero no todos lo hacen construyendo una identidad de marca y aportando a los objetivos comerciales de una empresa.

Llevar el marketing digital de una empresa requiere de conocimiento en distintas áreas como: diseño, comunicación, segmentación de mercado, marketing y programación entre otros. Mismos que requieren años de estudio y un manejo teórico y práctico para su correcta implementación. Que priorices pagar menos o “echarle la mano” a tu familiar, te puede traer varios problemas a corto, mediano y largo plazo ¿Quieres saber cuáles son? Aquí te platicamos algunas situaciones que lejos de ahorrarle algo a la empresa la puede perjudicar:

Diseño

Lo puede realizar de manera intuitiva, basándose en ejemplos o incluso con ayuda de alguna página o plantillas, por lo que puede quedar bonito o verse bien. Sin embargo, quedarán fuera factores de crecimiento o usabilidad para la empresa. Por ejemplo puede no ser útil para impresiones o bordados, verse mal cuando se coloque en redes sociales, no ser congruente con los valores y la personalidad de la marca, entre otros aspectos que importan mucho para su construcción e identidad.

La creación de un sitio web mal hecho: empezando por el uso de plataformas que limitan la página en cuanto a diseño y funciones, el sitio no se presta para crecimiento pues al incluir malas prácticas o nula seguridad, no estará bien rankeado en Google y aunque esté ahí en internet no será fácil de encontrar en un buscador. Ni seguro para aquellos que deseen hacer compras online.

Contenidos sin sentido

En redes sociales puede publicar contenido vacío que no proyecte los valores de la marca o que no cumpla con la estética y el uso que requiere específicamente cada uno de los medios sociales. Además, al desconocer del tema puede tener una mala o nula estrategia, manejar mal las campañas publicitarias (lo que significa un desperdicio de dinero) y su contenido puede ocasionar una crisis de medios que no sabrá cómo manejar.

Mala calidad de contenidos

Cualquiera puede grabar y editar, pero quizás los objetivos y el propósito de su creación va más allá y para que se transmita correctamente el mensaje se requiere de otros elementos. Por ejemplo, supongamos que tienes una inmobiliaria o constructora y requieres realizar algunos videos para promocionar tus propiedades, el primo Juan solo cuenta con el lente con el que compró su cámara y con ese comienza la filmación. Resulta que el lente del primo juan no es lo suficientemente amplio para capturar espacios, por lo que tus propiedades se verán pequeñas y con espacios ajustados, lo que se traducirá a pocas ventas debido a que los clientes que ven las fotos piensan que las propiedades son muy pequeñas.

Errores de implementación en campañas

Al no conocer el manejo de las herramientas, seguirá el primer consejo que encuentre en internet el cual puede no funcionar para los objetivos que tiene la empresa. Por ejemplo, puede hacer campañas de interacción (más likes) cuando lo que se busca son las conversiones a venta y recibir mensajes.

Recuerda que lo barato sale caro, contratar a tu primo para que lleve tu marca en su tiempo libre no ofrece una visión de crecimiento para tu empresa, además de que al no contar con el equipo, los conocimientos y la capacidad de producción, no podrá brindar soluciones inmediatas ni del tamaño que lo requiere tu empresa.